Carabineros vs. Carter: el disgusto provocado por la última demolición en Florida

En la institución que dirige el general director Ricardo Yáñez no pasó desapercibido que no se informara desde el municipio de La Florida, en el marco de la demolición de dos “narco-casas”, la destrucción de un “mausoleo narco” que estaba a pocos metros del operativo.


Prueba de ello es que Carabineros le envió un oficio al alcalde, que todo indica sabía La Moneda, en el que se le indicó que esa acción hizo que el personal institucional estuviera en riesgo frente a grupos delictuales.

Bajo ese contexto, de las tres ampliaciones irregulares para las que se pidió auxilio de la fuerza pública, solo dos se llevaron a cabo. Una tercera quedó a la espera de que el Ministerio Público dé el visto bueno. Un stand by a la campaña del alcalde Rodolfo Carter que podría estar gatillada por haberse adelantado al gobierno en la destrucción de dichos mausoleos.

Las últimas demoliciones de las llamadas “narco-casas” en la comuna de La Florida, que dirige el alcalde Rodolfo Carter, generaron molestias al interior de Carabineros. O así por lo menos se puede interpretar de una comunicación, a la que tuvo acceso Radio Bío Bío, enviada este miércoles desde la Prefectura de Carabineros “Santiago Cordillera” a Carter.

El pasado martes se desarrollaron nuevas demoliciones de construcciones irregulares, las que no están autorizadas por la Ley General de Urbanismo y Construcción, situación que también incluyó la destrucción de un “mausoleo narco”, que estaba a menos de 50 metros del operativo. Este último hecho, fue motivo de reproche por parte de la institución policial al no haber sido informado con anticipación.

La historia comenzó el pasado 7 de junio. Aquella jornada, el director de Seguridad de la municipalidad, Carlos San Martín, envió un correo electrónico dirigido al comisario de la 36º Comisaría de Carabineros “La Florida”, solicitando “apoyo” para que el municipio pudiera dar cumplimiento a los decretos exentos que dispusieron la demolición de tres ampliaciones irregulares. Comunicación similar a las antes realizadas.

 

En este nuevo operativo, dos de aquellas viviendas estaban emplazadas en calle Las Quinchas y una en calle Nazareno, en la comuna de La Florida. Las primeras dos serían derribadas en una jornada, y la tercera en una segunda. Hasta ahí todo bien. Se procedió a planificar los servicios junto a “requerir los apoyos institucionales” para brindar el “debido auxilio de la fuerza pública a la ejecución de los decretos exentos emitidos por esa entidad, llevada a cabo por personal municipal el día 13 del actual sin inconvenientes”. De hecho, al interior de una de las viviendas se encontraron restos de drogas.

Es acá donde parte la crítica. “Mientras se desarrollaba la ejecución de los citados decretos, ese municipio procedió además a la demolición de un ‘mausoleo narco‘ ubicado en la plaza pública aledaña al lugar, no considerado en la petición de auxilio de la fuerza pública planteada mediante correo electrónico, ni en los decretos municipales respectivos, como tampoco tratado en reuniones de coordinación previas”. Sin explicar en el documento que el mausoleo estaba dentro del sector del operativo.

Dicha falta de información, expresaron, Carabineros la “considera total y absolutamente delicada y grave, al momento de proyectar y planificar los servicios, lo que genera un mayor riesgo para la seguridad del personal institucional destinado a estos servicios extraordinarios, sumado a las características fenomenológicas del sector intervenido, donde además de delitos de mayor connotación social que afectan al sector, destacan acciones violentas de grupos armados que han originado en la historia reciente del sector”.

 


Dichas acciones violentas, expuso el coronel Bustos, son “la muerte de un Carabinero y recientemente las lesiones por arma de fuego a tres integrantes de la SIP de la 36º Comisaría de esta dependencia, sumado a los lamentables fallecimientos de Carabineros en el ejercicio de sus funciones, acaecidos durante el presente año en diversas partes del país, (…) lo que nos obliga a maximizar las medidas de seguridad, tendientes a mitigar los riesgos a los que se ven enfrentados a diario nuestros Carabineros”.

Pese a los reproches esgrimidos por la institución policial, lo cierto es que Carabineros, al 13 de junio, ya había participado prestando apoyo al alcalde Carter en demoliciones de “narco-casas”. Ejemplo de lo anterior ocurrió el 9 y 23 de febrero, donde se destruyeron dos ampliaciones irregulares. Lo mismo ocurrió el 5 y 22 de marzo, contabilizando al 15 de junio 6 ampliaciones de un total proyectado de 7.

FACTOR MINISTERIO PÚBLICO

Como ya se mencionó, la solicitud de apoyo estaba contemplada para la demolición de tres ampliaciones irregulares “no regularizadas”. Dos se llevaron a cabo este pasado martes 13, difundidas por la prensa, junto al “mausoleo narco” que, sobre la marcha, se incluyó durante el proceso y que habría causado malestar en la Prefectura Cordillera. Pero, ¿y la tercera casa que estaba contemplada para la segunda jornada? Alto, dijo Carabineros.

Lo anterior, porque la institución se habría dado cuenta ahora que no habría cumplido el artículo 4 de la Ley Orgánica Constitucional del organismo, en su inciso final, sostiene que “la autoridad administrativa no podrá requerir directamente el auxilio de la fuerza pública, ni Carabineros podrá concederla, respecto de asuntos que esté investigando el Ministerio Público”. Al menos así lo respondieron al oficio, pese a que 6 “narco-casas” ya habían sido destruidas.

 

En ese contexto, agrega el documento, y “ante la falta de certeza respecto a la vinculación del inmueble en materias de investigación del ente persecutor penal, es que se ha resuelto no conceder el auxilio requerido, en virtud de la norma legal citada, por cuanto se desconoce tal antecedente”. Por ende, no hubo “apoyo” para realizar la demolición de la tercera “narco-casa” o ampliación irregular.

Pero eso no fue todo. Y es que la 36 Comisaría de Carabineros “La Florida” envió un “oficio” requiriendo al Ministerio Público pronunciarse acerca de “asuntos que esté investigando y que involucren el inmueble señalado, que impidan o permita a la institución auxiliar debidamente a esa autoridad administrativa”. Pero la molestia no quedó allí.

Además de invocar la “falta de certeza” respecto del tercer inmueble, la Prefectura Cordillera hizo mención a un dictamen de la Contraloría General de la República (CGR) en el cual se menciona que es el alcalde quien puede solicitar el auxilio de la fuerza pública, hecho que en este caso no habría ocurrido. Esto, porque fue el director de Seguridad quien envió un correo solicitando el apoyo, quien “no reviste las atribuciones legales para aquello”.

Finalmente, en contundentes dos carillas, Carabineros señaló que “una vez obtenida respuesta del Ministerio Público, en caso de ser favorable para la continuidad del proceso, sumado a un requerimiento efectuado por autoridad competente, se procederá a planificar el servicio, conforme a las variables ya descritas”. De esta forma, de las tres “narco-casas” que pretendía demoler el alcalde Carter, solo dos fueron ejecutadas.

 

MAUSOLEO NARCO

Polémica demolición de Rodolfo Carter que se genera en medio del anuncio del Presidente Gabriel Boric en su pasada Cuenta Pública del 1 de junio, donde anunció la demolición de los llamados “mausoleos narco”. Dicha medida está siendo ejecutada por la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), quien está cursando el catastro general para financiar el proceso de destrucción.

Iniciativa que el Gobierno ha presentado como acción concreta para recuperar espacios públicos en sectores que mantienen fuerte presencia de bandas de narcotraficantes. Es por ello, según explican desde el Ejecutivo, que serán los municipios los que tendrán la potestad para la eliminación de estas infraestructuras financiadas por narcos. En general estas construcciones son para familiares o “soldados caídos” de los mismos líderes de bandas del sector.

Comparte en tus redes sociales

Noticias Relacionadas